Blog

“Podemos” y su efecto psicológico en la sociedad

Efecto en la ciudadanía

Todo el mundo está expectante ante el efecto que ha tenido la fuerza política “Podemos” dentro de la sociedad.

Llevan apenas 10 meses en el panorama político y su expansión está siendo tremenda.

La situación económica y política que vive el país son dos de de los elementos más destacados para que este grupo tenga el seguimiento que está teniendo.

La ciudadanía necesita empezar a creer en algo y lo que hay hasta este momento no despierta mucha credibilidad.

Sin embargo, el fin de este artículo no es analizar el contenido concreto de la fuerza política sino algunos de los factores que están influyendo en la aceptación que está teniendo a nivel social.

 

Sentimientos que provocan en parte de la ciudadanía que le apoya

Dos son las variables que han influido en que la sociedad se dirija a este grupo:

  • Confianza en la posibilidad de actuar: No tengo que seguir esperando ante lo que no va bien.
  • Identificación: Sentir que tienen y les preocupan los problemas que tenemos todos.

 

Factores que apoyan el sentimiento en la ciudadanía

Algunos de los factores que están influyendo en que se den estas dos variables son:

  • El nombre es un factor a destacar

Si nos detenemos en el nombre “Podemos” es una invitación a tener sentimiento de pertenencia y de actuación.

En un momento como el que vivimos la gente ha perdido la sensación de tener las riendas de su vida (mucho paro, hipotecas, desahucios, pérdida de derechos, control externo sobre el país…..).

El hecho de que haya un grupo político denominado podemos, hace que la gente sienta que puede hacer algo en lugar de esperar a que las cosas ocurran.

  • La imagen de cercanía que presentan

Normalmente las personas están acostumbradas a ver la política desde fuera. Los políticos son vistos como personas que están lejos de los ciudadanos.

Que la fuerza política “Podemos” hable de tomar el metro o de ir en bicicleta, hace que las personas se sientan reconocidas en ellos. Si ellos son como nosotros es posible que también vivan lo que nosotros y se pongan de nuestro lado a la hora de luchar por aquello que nos preocupa.

  • Origen del grupo

La formación política “Podemos” tiene su origen en un movimiento popular que ha considerado que cuando algo no gusta se puede cambiar.

Con esta nueva formación, la gente de la calle siente que son parte de ellos y comparte sus preocupaciones.

Son más los que sufren los efectos de la crisis que los que pueden mantener su estatus de vida.

  • Formación de sus dirigentes

A las personas les gusta sentir que aquellos que les dirigen cuentan con una formación suficiente como para saber de lo que hablan.

La presentación que se hace de esta fuerza política destaca la formación de sus miembros y su día a día en el mundo real que compartimos todos los ciudadanos.

Se puede decir que se muestran como un grupo que “está formado” pero no es un grupo “exclusivo”. Todos tienen cabida.

Estos factores son algunos de los que hacen que este grupo esté cobrando tanta fuerza dentro de una sociedad indignada.

Con su forma de presentarse ante el electorado transmiten la sensación de que las cosas pueden cambiar.

 

¿Dónde está la mayoría de la ciudadanía?

Son más los que necesitan que las cosas cambien que los que tienen beneficio haciendo que todo se mantenga:

  • Quién no tiene una hipoteca
  • Quién no tiene a algún miembro de su familia en el paro
  • Quien no necesita hacer gasto energético
  • Quien no necesita hacer uso de la educación
  • Quién no necesita hacer uso de la sanidad
  • ………………..

 

No sabemos si el cambio puede ser a mejor o a peor, o si se va a poder conseguir o no….. Pero la gente se ve influida por los factores que hemos comentado.

En definitiva a nivel psicológico

Parece que una forma de ilusionar a la ciudadanía es:

  • Transmitirle la idea de que pueden hacer algo para cambiar su situación
  • Transmitirle la idea de que sus preocupaciones son compartidas por aquellos que pueden hacer fuerza para cambiarlo
  • Invitarles a sentir que son parte activa en la generación de soluciones a sus problemas

Cómo recuperar la chispa en tu pareja con 8 sencillos consejos

¿Ya no me quiere?

El paso del tiempo hace que las relaciones de pareja se vayan enfriando , que pierdas la “chispa” en tu relación. No es que no haya amor, sino que han desaparecido las mariposas y el hormigueo en el estómago.

Antes de huir puedes intentar solucionar la relación recuperando la magia que nos hace ver al otro como alguien sorprendente.

¿Qué está pasando?

Entre los factores que contribuyen al “enfriamiento” está:

  • El exceso de estrés debido al trabajo o a la falta del mismo. Quizás te interese conocer algunos ejercicios contra la ansiedad y para rebajar la tensión 
  • La falta de tiempo en intimidad
  • El cansancio físico y mental, altamente contaminante en la relación de pareja.
  • Los problemas con la familia de origen pueden desencadenar también distancia entre la pareja.

 

¿Cómo hemos llegado aquí?

Este cambio no se debe a la falta de atractivo físico, sino que es el resultado en muchas ocasiones de la monotonía.

Sabemos de antemano todo lo que va a hacer el otro.

Encontrar el camino de vuelta a la felicidad sexual en la pareja es más fácil de lo que crees.

Antes de seguir leyendo contesta a esta pregunta: ¿En que posición de tus prioridades se encuentra tu relación de pareja?. Lo más probable es que los hijos, el trabajo, las tareas de la casa, las relaciones familiares, estén por delante.

Recuperar la chispa en la pareja está en tu mano

 

9 sencillos consejos para recuperar la chispa en tu pareja

recuperar la chispa en tu pareja

1 Rompe la rutina

Hacer especiales las tareas cotidianas dándoles un poco de frescura. Por ejemplo, en la cena poner una botella de vino, usar una ropa especial, poner música de fondo, ….. Dale los buenos días con un post-it en el espejo…..

2 Un momento íntimo

Elegir el momento adecuado en el que se pueda disfrutar de intimidad. Podéis organizar una “cita”. Tomarlo como la preparación de una sorpresa teniendo en cuenta lo que os gusta a los dos. Enséñale lo mejor de ti mismo/a siendo fiel a tus convicciones.

3 Recupera la picardía

Recuperar la picardía de la adolescencia y compartir con vuestra pareja aquello que os excita. No esperéis a que sea el otro el que empiece. En ocasiones resulta complicado poder decir lo que se quiere en cada momento. Aparece la “vergüenza”. Si es así, háblalo con tu pareja.

4 Comparte tus fantasias

No sois las mismas personas que en el pasado, de modo que cread y comunicar a vuestra pareja vuestras nuevas fantasías sexuales. No siempre resulta fácil. Si la dificultad os impide hablar de ello pensad y compartir las cosas que creéis que están detrás.

5 Se imaginativo

Incluir cambios y novedades, siempre teniendo en cuenta los deseos y gustos de cada uno de vosotros. Pueden ser afrodisíacos, posturas, juguetes sexuales, … imaginación.

6 Sin reproches

Si nuestra pareja en ocasiones no se comporta como nos gustaría, es mejor no hacer uso del reproche. Es importante ponernos en su lugar e intentar seguir pensando en cómo mejorar la relación de pareja. Si no le apetece, piensa cómo podría ser la situación para que su deseo aumente. La intimidad surge en relaciones donde hay una gran confianza y para ello es muy importante que tú te puedas mostrar al otro tal y como eres, no como él espera que seas.

7 Besa de verdad

Hacer uso de los besos apasionados y no sólo de los besos de cariño. El momento y el lugar puede ser variado y lo decides tú.

8 Tocaos

Contacto físico excitante. Puedes hacer uso de masajes eróticos en ambientes románticos.

9 Respeta su espacio

No olvides que es importante que cada miembro de la pareja tenga su propio espacio.

Estos consejos sirven para parejas con hijos pequeños y sin hijos. En el caso de las parejas con hijos pequeños algunos de los consejos se pueden llevar a cabo sin problemas y otros será necesario que se busque el “momento”.

Si ves que te resulta muy difícil separarte de tus hijos para dedicarle tiempo a tu pareja es importante pensar en lo que puede estar ocurriendo.

[action full_width=”yes” content_in_grid=”no” type=”normal” show_button=”yes” button_text=”Pide cita” background_color=”#f2f2f2″ button_background_color=”#ff9900″ button_hover_border_color=”#565656″ button_hover_background_color=”#565656″ button_link=”http://psicologoenleganes.com/contacto/” button_border_color=”#ff9900″]

¿Quieres recibir terapia online o presencial?

[/action]

Ejercicios contra la ansiedad y para rebajar tensión

Cuando estás nervioso o nerviosa, sientes cierto nudo y presión en el estómago.

Para poder mejorar tus sensaciones y afrontar tu vida es importante aprender a reducir esos niveles de ansiedad. Un poco de ayuda te vendrá bien.

Preparación

Para aprender a relajarnos es necesario practicar en una habitación tranquila que disponga de una cama o un sofá que proporcione apoyo para la espalda y la nuca, así como espacio para extender las piernas. Usa ropa cómoda y, opcionalmente, pon música relajante.

 

Ejercicios para rebajar la tensión 

Vas a trabajar con seis grupos musculares:

  1. Manos y brazos
  2. Nuca y hombros
  3. Cejas, ojos y frente
  4. Boca y cuello
  5. Pecho, estómago y espalda
  6. Caderas y piernas. 

El procedimiento consistirá en que te concentres en cada uno de los grupos musculares y los vayas tensando y relajando, alternativamente, aprendiendo a diferenciar la sensación de tensión de la de relajación. Esto te ayudará a luchar contra la ansiedad y la tensión que provoca. 

Siente cómo los músculos cuando se van relajando se vuelven cada vez más pesados. Concéntrate en cada uno de los grupos de músculos alrededor de un minuto. Durante este tiempo siente las sensaciones de hormigueo que aparecen e incluso cómo se enfrían. 

Cuando relajes todos los músculos estarás respirando más sencilla y ligeramente, pero cada vez que exhales, intenta reducir la tensión un poco más. Aprende a asociar la exhalación con la pérdida  de tensión. 

 

¿Cómo tensar cada uno de los grupos musculares? 

1 – Manos y brazos 

Manos: Cierre los puños fuerte durante 5 segundos y sienta la tensión. Después ábralos lentamente 

Parte anterior de los brazos: Doble los brazos por los codos y aprete. Relájelos colgando los brazos a lo largo de su cuerpo lentamente. 

Parte posterior de los brazos: Estire los brazos hacia delante todo lo que pueda. Relájelos dejándolos caer lentamente.

 

2 – Hombros y nuca 

Hombros: Eleve los hombros hacia arriba todo lo que pueda. Relájelos dejándolos caer lentamente. 

Nuca: Coloque la barbilla tocando el pecho y note la tensión en la nuca. Relájela colocando la cabeza en la posición normal. 

3 – Frente, entrecejo y ojos 

Frente: Eleve las cejas todo lo que pueda dejando la frente arrugada. Relájela dejando caer las cejas.

Ojos y entrecejo: Frunza el ceño y cierre fuertemente los ojos unos 5 segundos. Relaje el entrecejo y deje de apretar los ojos lentamente.

 

4 – Boca y cuello 

Labios: Presione los labios entre sí unos segundos. Relájelos, separándolos ligeramente. 

Mandíbula: Aprete fuertemente los dientes notando la tensión. Tras unos segundos separe los dientes. 

Cuello: Coloque la punta de la lengua sobre el paladar y presione hacia arriba. Relaje dejando caer la lengua.

 

5 – Pecho, estómago y espalda 

Pecho: Haga una respiración profunda y contenga la respiración unos segundos para sentir la presión en el pecho. Relaje esta zona respirando de forma normal y superficial. 

Estómago: Encoja los músculos del estómago como si fuera a recibir un golpe. Relájelos eliminando la tensión. 

Espalda: Arquee la espalda llevando los codos hacia atrás y hacia arriba. Relájela volviendo a la posición original.

 

6 – Caderas y piernas 

Caderas: Apriete los muslos y las nalgas extendiendo las piernas hacia delante y dirigiendo los dedos de los pies hacia arriba. Después deje caer las piernas lentamente.

 

Si sigues estos pasos notarás como va desapareciendo la tensión. La práctica va a ser fundamental, pero recuerda que la mayoría de las veces la tensión viene producida por otros motivos que también hay que trabajar.